Tuesday, March 06, 2007

Convergencia incrédula



Hace unos días un amigo, Julián Zárate, me gastó una ingeniosa broma que consistía en hacerme creer en algo que se me dificultaba creer. Como parte de su estrategia para hacerme creer esto en lo que yo no creía, me dijo que estaba siendo tan incrédulo como Tomás. Entonces recordé: a) Un ensayo de Weschler sobre, b) una famosa pintura de Caravaggio y lo asocié con c) una fotografía de Sutherland que tuve oportunidad de ver hace poco, gracias a Óscar Benassini. Debo decir que tuve que "invertir" la fotografía de Sutherland para que funcionara.

Al menos, creo que funciona. Según yo son las manos. Y hacia dónde apuntan los ojos. Y el número de personas que "comprueban". Si no, pues no crean y ya.

3 comments:

Enrique G de la G said...

No hacía falta justificarse, te creemos. Es buena.

A ver si luego, con el paso del tiempo, juntamos todas estas cosas y las publicamos, ¿no?

Guillermo said...

Pues sí, a ver.

Guillermo said...

¡Tienen que ver la convergencia futbolística-divina que subió Enrique a su blog!