Sunday, March 30, 2008

La oficina

Cuando la revista Celeste publicaba el suplemento Celeste Sucks, hace tiempo, apareció en él una compilación de poemas de Mario López Landa, de esos artistas que seguramente les causaría escozor que alguien llamara poemas a sus poemas porque él se percató de que "todos los escritores como que quieren que todos lean sus ideas y que los alaben porque saben poner una palabra tras otra". Así, con ese aire de desenfado y anhelo de pureza, López Landa (autor, creo, de "El muchacho satánico") escribió los siguientes bonitos poemas que se publicaron hace cuatro años.
Integración
enfrente de mi casa
ensayaban una canción
varios empleados
motivados a ganar
en la competencia
peña musical
interdepartamental
de su empresa
Calidad total
cuando trabajaba en una oficina
todos los días
usaba el mismo pantalón
y la misma corbata
nunca nadie lo notó
o al menos nadie me lo dijo
Email
un vato en la oficina
manda un mail a todos
con el subject:
no abrir no es nada
pero todos
lo abren
cada vez que lo manda
Licencia
una vez fui a sacar mi licencia de manejar
las empleadas comían papitas
las tenían dentro de un cajón
en un plato de plástico
con chile y limón
me dieron mi licencia
después de varias horas
Andrea
en el tercer piso
está administración y contabilidad
cada semana
traen nuevos catálogos de zapatos
y varias mujeres bajan al tercer piso
y vuelven con cajas de zapatos
todos son de marca andrea
El siguiente, que transcribo también, no es de tema oficinesco pero me gusta. Se titula Mazatlán: cuatro amigas se fueron a mazatlán / en semana santa / una de ellas / llevó un bote de nutella / todas en el cuarto / quisieron pan con nutella.

7 comments:

Aqlos said...

No me cabe duda que cuando uno no tiene qué decir, es mejor acostarse en silencio
La creencia de que lo kitsch impacta es cierta, incluso sus sandeces lo refuerzan

Oscar said...

¿Qué dijo?

Guillermo Núñez said...

Que no le cabe duda. Y que las sandeces del kitsch refuerzan la creencia. No sé. Se llama "Aqlos".

Doug said...

Creo que no le gustaron los poemitas. A mí sí.

Saludo.

Enrique G de la G said...

No mames.

Doug said...

Bah! El del email no está mal, podría ser un pequeño Carver.

En fin, el departamento de quejas queda al fondo a la derecha.
Guey.

Mariana said...

¿eso qué? me recordó al fico de hace un par de años donde exponían un tapete de pasto falso con un plato de plástico para comida de perro encima. "eso" era una obra de arte. no mames.