Thursday, November 19, 2009

Apestaba

Regreso de tomar un café. Frente al monitor de la computadora me percato de que mi ropa se impregnó del olor a plástico quemado que inundó repentinamente el café donde estaba. La gente parecía muy preocupada pero nadie sabía de dónde provenía el olor a chamusquina. Decidieron apagar las luces y esperar.

Me gusta cuando leo en libros que algo huele a cordita. Nunca la he olido.

1 comment:

rodrigo said...

¿Cordita?

¿No querrás decir "gorditas"? ¿A poco no las has olido?

Que bueno que no te has ido a worldpress o esa madre, como se llame...