Saturday, October 01, 2005

Felicidad

Refu corre detrás de Bruno y lo alcanza, Bruno también corre pero sus patas son mucho más cortas y débiles, así ha sido desde su nacimiento. Ambos corren sobre un sembradío de maíz que no ha crecido demasiado, es la temporada. Parece pasto, la tierra está blanda y húmeda. El pelo amarillo de Bruno, un Cocker, se ha ennegrecido en la parte inferior de sus cuatro patas: parece que trae calcetines. El pelo de Refu, mi labrador chocolate, es corto y café: si se ha ensuciado en realidad no se nota. Bruno parece que flota sobre un mar verde de maíz, como los patos en los estanques. Refu no es tan pequeña.
A. arroja un palo y Bruno y Refu corren por él. Cuando Refu está distraida, A. arroja de nuevo otro palo y Bruno corre detrás de él. El palo cae, rebota y se pierde en la maleza. Bruno parece no darse por enterado y corre más, hasta que se detiene. Cuando Refu se interesa de nuevo, A. arroja de el palo una vez más (ha tenido que ir por él, pues el Cocker, que es suyo, no se lo ha llevado) y los perros corren. Refu brinca prácticamente sobre Bruno, lo lastima, Bruno ladra y gruñe, A. ve furiosamente a B., el dueño del labrador, mientras Refu toma el palo en su hocico. B. llama a Refu para que le traiga el palo, feliz. Refu lo ignora y corre una vez más detrás de Bruno quien ignora a su vez a Refu. Mientras tanto, Dios mantiene las cosas del universo en su justo lugar.

5 comments:

Anonymous said...
This comment has been removed by a blog administrator.
Sergio Lozano said...

siento que este post podría ser muy profundo, porque aunque lance una y otra vez a Refu la vara es de algún modo eternamente, aunque en algún momento sí lo admito se acaba el juego y se tienen que meter pero cuando la están lanzando no piensan en eso entnces es como si nunca tuvieran que meterse
también creo que habla un poco de la soledad, de la alegría que no alcanza a hacerlo sentir mejor a uno pero que es buena

Miguel Tormentas said...

¿quién es sergio lozano?

Mariana said...

cuida a tus personajes, primero pones A. para no revelar la identidad de la que todos sabemos quién es, pero luego hablas de B., el dueño del perro, que sabemos que eres tú, porque arriba dices "mi labrador chocolate"...
quién es sergio lozano?

adriana said...

está chingón lo de a y b. y sí: es felicidad. Excepto cepillar al fermoso pa quitarle las plantitas que se le enredan en las orejas y en las patas.

feliciad pa el bruno, refu, a y b