Thursday, April 07, 2005

Mi segundo nombre debería ser Optimismo

Lo que hago ahora:

Finjo trabajar, escucho a los Flaming Lips y pienso en El Inquilino como la solución a un problema en particular que nos acosa sobretodo cuando estamos solos y encerrados, a oscuras.
Lo que debería estar haciendo:
Trabajar, hacer unas reseñas para una revista de cine y una revista de la farándula y revisar un texto de mi jefe.
Lo que quiero hacer:
Vivir en la playa, saber pescar y aprender a disfrutar el sabor del pescado. Y también: leer. Y esto otro: Contarles sobre el trío de adolescentes que vi ayer caminando en la calle, que caminaban al mismo ritmo, hombro a hombro, compartiendo, lo juro, un cartón de jugo Jumex, de mango. Se lo pasaban de mano en mano. Uno eructó y el otro hablaba sobre una persona a quien admiraba porque tenía un departamento en Acapulco y una lancha, güey. Sentí ternura, asco y una esperanza guardada en una caja de plomo. Bajo tierra.
Manden textos de reseñas a revistaelinquilino.gmail.com

1 comment:

Miguel Tormentas said...

Amar a un dios y sentir una flama. Pero qué chingados. Read, talked, been here before. Ya estás por encima de eso, y sin embargo aquel sentimiento original de alguna forma permanece en forma de contramovimiento. Basta de chaquetas mentales. It's the sun that burns, it's the wheel that turns. Para Cristo una cruz, no es nada contra Jesús, pero para tí Memo, una silla. No para tocar, sino para escribir, y pagar tu rescate desde ahi.

¿Qué hiciste Alejandro? Vulgarizaste mi blog con un comentario estúpido. Parafraseaste una letra estúpida y agregaste comentarios estúpidos. ¿Por qué? ¿Por qué?

No further questions.