Wednesday, February 11, 2009

Sobre la crisis del papel en la industria editorial

Entre que al Kindle de Amazon se le enfrentan grupos de e-books para hacerle competencia, entre que sube el precio del papel, entre que despiden a ejecutivos de HarperCollins como el gesto más reciente de acomodos en la industria editorial ante la crisis económica global, entre el despunte de oportunidades para tecnologías que puedan superar el soporte impreso y la posibilidad cada vez más cercana de "books on demand", me encuentro yo, sentado en la oficina de la revista impresa donde trabajo, preguntándome sobre el papel. Así que subo, a los pocos minutos de haber regresado de la comida, habiendo hecho la digestión, al piso administrativo buscando papel, pues en el piso donde está la editorial ya no hay, y resulta que sólo hay un rollo. Le pregunto a un compañero del piso administrativo si ya no hay más y me mira con una cara, una cara clara, una cara que poco necesita para que yo comprenda que no, que el último rollo de papel es el que él tiene enfrente y, ¿saben qué hace esta persona?, me lo presta, al tanto de lo que haré a continuación -es claro que no busco el papel para sonarme, mucho más claro cuando regreso del baño quince o diez o veinte minutos más tarde, las manos limpias, para entregarle de vuelta el rollo de papel que tenía sobre su escritorio, aparentemente el último que quedaba en la oficina. ¿Es momento de que instalemos un bidé?

6 comments:

A. Degetau said...

de usar tela otra vez. Como los pañales de tela. A ver quién los lava.

Patto said...

Entonces,
decirle NO a las papeleras es...
¿Decirle SÍ a las videteras?

Roberto said...

Recuerdo una escena de la película futurista El demoledor donde el papel higiénico había sido sustituido por unas conchas. Sinceramente espero que eso nunca llegue...aunque esta entrada no me da esperanzas.

Onésimo Flores said...

Como que ya es tiempo de que alguien invente una alternativa no? Pfffst, muchos carros eléctricos y Kindles y... Cuál era esa película futurista en la que habia unas conchitas en el baño que hacían todo el trabajo sucio?

Guillermo Núñez said...

Se llamaba El demoledor, como apuntó Roberto.

Saúl said...

Mientras se aparece alguna mente súper dotada que invente algo que nos cambie la vida al dejar "el trono"... creo que hay suficientes publicaciones en papel periódico que pueden ayudar a superar esta crisis. Desafortunadamente (o ¿afortunadamente?) no será sencillo "matar 2 pájaros de un solo tiro" porque la mayoría no valen el esfuerzo ni de perder el tiempo con los clasificados