Thursday, June 08, 2006

Nuevo día, lo mismo.

Ay, queridos amigos. Los llamo queridos amigos porque sé que ustedes no tienen la culpa de esto. Vine a Mérida con la esperanza de pasar horas al sol, en compañía de mis amigos, probablemente salir a pasear por la ciudad y morirme de calor; algunas horas, no lo sé, frente a la televisión, algunas braceadas en el mar y algunas horas de escribir, como si me tratara de Ernest Hemingway, ¿saben? Con largas horas del ocaso sosteniendo una cerveza, permitiendo que la vida nos pasara de largo. Pero en lugar de esto se nos otorgó lluvia. Horas ininterrumpidas de lluvia. Sabía que cuando Julián, mi amigo, me informó que se trataba de la temporada de huracanas, debí haberlo tomado más en serio. Sabía que el precio para rentar este departamento era demasiado bajo (3,500 por semana y media). Pero parece que sólo yo ignoraba esto. Lluvia. Arriba, en el departamento inmediatamente superior, un canadiense retirado parece pasar horas y horas moviendo su mobiliario. Tal vez sea su hobby. Afuera: lluvia. En el Puerto Progreso: casas más o menos solas, muchas ventanas tapidas. Adentro: una televisión, conexión a internet, dos personas muy aburridas, una novela de Mellville (Moby Dick) y un tratado de Gianbatistta Vico (La nueva ciencia).
El cielo está nubladísimo y entre M. y yo conseguimos acabarnos la comida que debería durarnos al menos hasta pasado mañana. Excepto por los boquerones. Ni siquiera sé porqué compramos boquerones. No tenemos pan apropiado para comérnoslo y a M. no le gustan los mariscos o los pescados pequeños o cualquier cosa con textura similar a una almeja. Creo que compramos demasiados. En fin. Me despido. Ojalá mañana el sol salga al menos un rato, ¡o nuestros trajes de baño se quedarán en la maleta, a menos que nos animemos, como he sugerido, a nadar bajo la lluvia! ¡Ah! ¡La aventura de viajar a una playa para encerrarnos! ¡Ajúa!

3 comments:

super tragic fragile mystic said...

los invito a que busquen a gordon palmer en myspace, una nueva banda mexicana, una onda medio emo, medio indie, medio garage, la verdad estos chavos se comen vivos a los de panda y a otras bandas locales

la estrella es por supuesto nuestro querido amigo fer palma, en las vocales y con la guitarra rítmica, quien ha juntado a distintos músicos alrededor de este proyecto cada uno realizando aportaciones cruciales

si gordon palmer cotizara en wallestreet estaría a la alza y yo.... compraría acciones

ah por cierto memo, ojalá mejore el clima

Enrique G de la G said...

¿Está al alcance de tu mano "Moby Dick" y te sientes aburrido? Algo no me cuadra...

El Serch said...

Ay! qué alivio. ALguien la pasa peor que yo.

Gracias a Diosito