Thursday, September 27, 2007

Bestia humana

Vi Invasión, la nueva versión de Los usurpadores de cuerpos esteralizada, en esta ocasión, por Kidman y Craig. Esta película, de acuerdo con IMDB, se entregó a los cines con el título falso de "Human Beast". Hay varias partes en la película en la que se sugiere, en diálogos, que debajo del ser humano sólo hay instinto, que la civilización es una manera de maquillar estas fuerzas internas y que, si nos dejaran en la selva, como niños a merced del Señor de las Moscas, terminaríamos arrancándonos la yugular a dentelladas. Así, la "invasión", que en lugar de separar unifica individuos, viene a ser una especie de cura para esa enfermedad que se llama humanidad.
Me acordé de Cell, la penúltima novela de Stephen King que es, más o menos, una novela sobre zombies (en 2009, supuestamente, aparecerá la película dirigida por Eli Roth). Esa novela parte de esta idea: en un momento dado, un tal día, todos los teléfonos celulares emiten una señal ("The Pulse") que provoca una especie de reboot en los cerebros de las personas que están en una llamada telefónica. Esto hace que todas las personas que estaban al teléfono se vuelvan una página en blanco --o mejor dicho, un programa con directrices muy específicas aunque primitivas: sobrevivir a toda costa, con violencia si es necesario. Así, la tesis, es que en el fondo los humanos, o no en el fondo sino en principio, no son más que una especie de bestia. (La historia de Cell y de Invasión son increíblemente similares).
De esta forma, parece ser, la naturaleza en general proporciona sólo estos bloques de información: sólo sobrevive el más apto, los dientes más afilados, los caparazones más duros. No hay lugar, en la naturaleza, para sentimientos. No hay lugar para empatía o altruismo.
Pero oh, yo ya leí esta entrevista que le hicieron al primatólogo Frans De Waal y que se publicó hace poco en The Believer. Hay, sí, agresividad en especies. Digamos, en los chimpancés. Nos parecemos a los chimpancés, sí. Pero también nos parecemos a los bonobos quienes son como una especie de comunidad hippie de primates. Dominan las mujeres, sí, no hay machos alfas en esas comunidades, hay GG-rubbing y otras cosas bellas, como "gestos" de empatía y altruismo --¡como con los elefantes! Porque, muchachos, a diferencia de lo que nos han vendido, no hay prueba alguna que diga que la naturaleza sea un desastre, que los sentimientos de bondad no sean tan connaturales como los de agresividad, que siempre ganará el más fuerte. Muerte, digo, al Nietzsche de Sobre verdad y mentira en sentido extramoral. O mejor: ¡vida al Nietzsche que usa su pañuelo para vendar la patita lastimada de un perro! ¡Vida al Nietzsche que abrazó a su hermano silencioso, el caballo! Y sí, uno siente algo dentro, algo que no puede controlar, cuando ve el escote de Nicole Kidman. Y es delicioso, ese sentimiento incontrolable. Pero, ¿perverso?
Quiero mi ronda de GG-rubbing, o su equivalente humano. Puras cosas buenas.
(Esto está interesante. Y esto está chistoso).

6 comments:

Existencialista de mierda said...

"Bestia humana."

...Y sale la larga y blanca espalda de Nicole Kidman.

Indeed.

"Bestia humana."

Mario Gensollen said...

No te hagas Memo. Eres un lujurioso. Esa foto (por cierto, muy erótica) me da la razón.

Guillermo said...

Pero si yo no lo niego.

Adriana Degetau said...

ayer vi la peli!, crees que si no saliera Nicole Kidman y Daniel Craig, la peli sería una mierda?

Guillermo said...

Pues no sé si una mierda. Pero sería algo así como... The Body Snatchers.

Frutero said...

Es una gran película. Nicole Kidman y el sudor de sus frutas la engrandecen.