Thursday, September 13, 2007

Mi perra ladra afuera

Mi perra ladra afuera, sé que no hay nada ahí o que lo que está ahí afuera, a lo que le está ladrando --es de noche-- no representa un peligro inmediato a mi salud o biennestar, así que no me siento alarmado y creo que escribo esto sólo para registrar un ruido que normalmente no registro; un poco como si comenzara a escribir sobre el zumbido del refrigerador o el ventilador de la computadora, que se activa después de un rato de usarla. O como cuando pienso que está muy silencioso el ambiente, sólo porque la gente no habla, cuando en realidad pasan aviones y se escuchan sus turbinas; los taladros en una construcción cercana; el grito de los niños jugando en la privada. Nos hemos acostumbrado, tal es el poder de la ciudad. Mi perra no ha parado de ladrar. Diablos, no sé cuándo parará, se va a quedar ronca de tanto ladrar. Son esporádicos, sus ladridos. En ocasiones traen una burbuja de un ladrido con el ladrido real y después jala todo el ladrido hasta que se convierte en un gruñido. Al pensar en esto, puedo imaginar perfectamente su hocico, mismo que en más de una ocasión me ha lamido, para mi asco y desesperación, la cara --cosa curiosa, hace unos días otro perro, en una fiesta, me lamió la cara, los labios, incluso, y no sentí asco. Estaba borracho, tal vez. Enfermé a los pocos días del estómago.

8 comments:

Garcín Altoalcázar said...

Yo, por principio, soy enemigo de todos los canes. Pero una amiga tiene un labrador humanezco precioso. Lo besaría con mucho más gusto que a mucha gente.

el ector said...

al leer tus trivialidades entiendo por qué existen revistas como farenheit, la tempestad o picnic, nidos de ego que cuando rebasan sus respectivos espacios desaparecen, o simplemente pelean como niños defendiendo sus talentos literarios, "talentos" y "literarios".

Frutero said...

Al leer comentarios como los de "el ector" constato la ignorancia de la gente que no sabe distinguir una publicación de la otra, sus contenidos y sus colaboradores. Nidos de ego: es obvio que no has visto nada. Un kiwi podrido para ti.

Guillermo said...

Fahrenheit.

Miguel Tormentas said...

no entiendo por qué alguien criticaría apasionadamente algo por ser "trivial"... :S

Adriana Degetau said...

aaaajajaja, kiwi podrido!!!, lo mejor es que en tan sólo 6 pequeñas líneas "el ector" revela su "nido de ego". Chale. Insisto en que los blogs han hecho que los nacos por fin hayan podido realizar su sueño de poder comunicarse con gente que a simple vista nunca los pelaría.

Adriana Degetau said...

Nada comparado con la Gretecita Memo. Nada.

Guillermo said...

Sí, no hay comparación.