Tuesday, November 20, 2007

Noticia

En Central Park, hace unos días, el halcón que vive ahí atacó a uno de los muchos chihuahueños citadinos diseñados para llenar agujeros sentimentales. Me contaron que esto salió en las noticias, hace como una semana. He intentado confirmarlo. Pero en la red sólo he encontrado artículos de cómo este tipo de cosas son leyendas urbanas --esto de que aves rapaces ataquen animales pequeños, en las ciudades. Todo esto me recordó a la persona que fui, en septiembre de 2004.
Curiosamente, horas después de haber escrito el párrafo anterior, me dio por leer algo de Tintín y después de leer Las siete bolas de cristal (que no recordaba era una historia en dos partes) le di a la continuación, El templo del Sol, de donde saqué la imagen. ¡Obsesiones! Estoy seguro que si leyera más cosas de mi infancia daría con muchos otros gérmenes de las cosas que hoy me interesan.

6 comments:

Miguel Tormentas said...

es la falacia de los muppet babies, recolectar ("refigurar" dirían algunos) a posteriori la infancia de modo que incluya al futuro, como ejemplo tenemos al creador de pokemon que de niño poniá a pelear a los insectos unos con otros, baste para mostrar la falacia con señalar que las peleas de insectos son un pasatiempo común entre los pueblos de asia oriental, y que seguro decenas -si no cientos- de miles de niños japoneses crecieron haciendo pelear insectos

pero está bueno tu post, yo también tengo ese volumen de tintin, es muy etnocentrista

fer said...

pues de hecho si, ya no saben ni que contar, hay cosas mas interesantes.
saludos!!

Guillermo said...

Alejandro: me da risa que siempre pongas cosas como "la falacia de los muppet babies", como si fuera un término conocido. Me da risa, es lo que digo. Eres chistoso, pues.
Yo también llegué a hacer peleas de insectos, con grillos.
Y Tintín sí, es muy etnocentrista. A veces creo, incluso, racista.

Lorena said...

Hey, hace tiempo lei en vanity fair sobre ese halcon, creo que los inquilinos del edificio querian echarlo de su nido. Lo siento, nada decia de ataques a perros ratas.

Oh, mira aqui esta, se llama Pale Male.

http://www.vanityfair.com/fame/features/2005/07/palemale200507

Falma Telemna said...

diga lo que diga el sr. tormentas, yo opino igual que tú, cuando me intriga el porque me gusta algo, trato de regresar a mi infancia y encontrar ahí su causa, y la verdad es que si he encontrado la causa de muchas de mis aficiones, aunque hay dos, que sigo sin saber bien a bien de donde demonios salieron: mi gusto por la edad media y por la música celta. En fin, supongo que algún día encontraré la causa.

Mariana said...

a mí lo que me intriga es mi infancia.