Thursday, July 23, 2009

¡Hoy desde La Condesa!


¡A continuación una serie de anécdotas e impresiones triviales que te harán preguntarte sobre el sentido de la entrada misma! ¡Ideal para fiestas! Iniciemos con esta: vamos caminando rumbo a la comida, pues es la hora en que nos tomamos nuestras dos buenas horas de descanso, los dos chavos de la oficina con los que trabajo y yo, cuando vemos un perro amarrado a un automóvil estacionado. Lo cual sería algo no del todo irregular pues se trata del "Parque México" (Parque San Martín, del Arq. José Luis Cuevas) y siempre hay perros. Sin embargo, una inspección más cuidadosa reveló que no se trataba de un perro sino de... ¡una oveja! ¡Genial! También: Nicolás, uno de los chavos con los que trabajo, escupió su comida pues estaba echada a perder. Y esto otro: al regresar solo a la oficina -tanto Abel, el otro chavo, como Nicolás, se ocuparon en asuntos que no vienen a cuento- escuché que una mujer le decía a otra: "¿Nunca ha ido? Es aquí cerca y está bien padre, sobre Tamaulipas y Benjamin Hill. Y pues uno va y se sienta y los libros y está bien padre". La otra mujer, quien era una extraña pero compartía la mesa de hacer manualidades que en ocasiones ponen en Parque México (Parque San Martín, del Arq. José Luis Cuevas), no le contestaba pero le miraba con cara de asco, casi a punto de decir: "¿Libros a mí?". Unos pasos más adelante, un hombre que caminaba sobre la calle le gritaba a otro, júrolo, "Pinche ojete miserable comesolo". El hombre a quien se lo decía en realidad se trataba de un joven, quien descansando sobre el pórtico de la puerta de un edificio de departamentos. Comía, solo, una paleta helada. Este joven y yo nos vimos a los ojos. Yo levanté los hombros en un gesto que decía Así las cosas o Aquí nos tocó vivir, y él contestó riendo. Yo reí también. Y al mismo tiempo el hombre que le increpó, el de "Pinche ojete miserable..." notó nuestro intercambio y también rió en voz alta -¡los tres al mismo tiempo, en la calle, extraños compartiendo carcajadas!- cerrando así un triángulo que, es mi opinión, habla mucho no sólo sobre la situación sino del modo en que conformamos nuestras pasajeras historias de vida. ¡Hasta la próxima!

1 comment:

Frutero said...

¿Qué te dieron de comer? 'Inchi Memo comesolo.