Wednesday, August 05, 2009

Ampliación del campo de batalla, aún


Un mundo con dos jerarquías distintas y con poca relación entre ellas, pero igualmente crueles: el mundo laboral y el mundo de retribución sexual narcisista. La nota del NYT, acá. Esta cita me hace eco al San Agustín de Confesiones: "Maybe all this will shed insight on why some people just cannot make things happen in their life, which can potentially benefit others".

***

Anoche, curiosamente, releía algunas partes de El mundo como supermercado, incluyendo una entrevista en la que Houellebecq habla sobre Raphael Tisserand, el programador que es personaje en su novela. El señor Sodini era un analista de programas para un despacho de abogados. Houellebecq, recuerdo, especulaba que los ingenieros la pasaban especialmente mal en este mundo (mucho dinero pero poca idea de qué hacer con él, según recuerdo).

1 comment:

Frutero said...

Así las cosas, así los embarazos.