Sunday, September 20, 2009

Mi mayor roce con la gloria

Recuerdo haber salido antes de que William T. Vollmann terminara de leer su texto (era la presentación de la versión en siete volúmenes publicada por McSweeney's de Rising Up and Rising Down) pero también de haberlo hecho en el momento en que parecía que estaba por terminar. Yo tenía 22 años y miedo de perder el último metro que me llevaría de vuelta a la altura de Lexington donde se encontraba mi hotel -estaba en The Village, creo recordar- así que salí apurado, con una mochila llena de libros (la mayor parte de mis compras las había hecho horas antes y agregar los libros de Vollmann me parecía ya un exceso; lo lamento desde entonces). Habían pasado un par de horas desde que había llegado y la noche se había cerrado, por decir. Al salir le pregunté a una jovencita -más por guapa que por duda- la hora. No me contestó y se limitó a indicarme sonriendo, sardónica, una torre sobre la que descansaba un reloj enorme. Corrí al ver la hora.
Me vino a la mente esto hace rato que leía De eso se trata (apenas lo terminé) donde Juan Villoro habla de Lowry en "'Mezcal' dijo el cónsul" así: "Su mayor roce con la gloria es que un día encontró a Einstein, el genio le pidió la hora y él señaló el reloj de un edificio en Cambridge." No tengo claro, ay, si Villoro habla ahí de Malcolm o de su hermano Hugh.

1 comment:

N. said...

No he leído el libro de Villoro y quizás no lo haga nunca, pero tu relato me hizo reír.

Jajaja, me puso de muy buen humor tu post.

Saludos.