Monday, September 11, 2006

Ante el dolor del otro


To convert this experience into metaphor, into symbolic gesture, feels almost offensive when we are still pressed by such an urgent reality that is ongoing and uncontainable by words. [...] So if art cannot contain or describe this event, and if for now the suffering is too keen to be alleviated by parable, they can at least revert to this social function. As time goes on, this will all pass away into memory, into a story with a beginning and a middle and finally an end.
John Hodgman, En un lectura literaria del 9/25/01

En conversación con el fotógrafo Joel Meyerowitz, cuya serie Looking South fue una de las primeras en contener imágenes premonitorias y explicativas a los atentados del Septiembre 11 en Estados Unidos hace unos años, Lawrence Weschler hace notar que al menos la fotografía que está arriba tiene importantes resonancias con View of Delft, de Vermeer (pintura de 1658). La fotografía de Meyerowitz, tomada a mediados de los ochenta, toma un cariz expuesto en la serie --en la que, entre otras cosas, se introduce el mismo horizonte pero con importantes diferencias (sin el WTC)-- casi preventivo. View of Delft, en cambio, se realizó unos meses después de que la armoría de la ciudad (que se encontraba en el "hueco" donde la luz sobresale en el río) explotara. Como estaban en tiempos de guerra, la armoría estaba abastecida hasta el tope de explosivos y pólvora --entre las personas que murieron se encontró Carel Fabritius, uno de los pintores más importantes de la generación previa a la de Vermeer.
Para más convergencias de este tipo compren Everything that rises, de Weschler.
En la Letras Libres de este mes, Fernanda Solórzano realizó una buena reseña de la película de Oliver Stone que trata sobre las horas y vidas de los dos últimos sobrevivientes que fueron rescatados de los escombros de los atentados. Sin embargo, hubo algo en esta reseña que me movió una fibra, a saber, su afirmación sobre cómo cualquier película que tuviera que ver con el 9/11 es siempre mucho más que una simple película. Pensé de inmediato en las películas sobre la Segunda Guerra Mundial, las múltiples películas sobre el Holocausto, que siempre me parecieron sólo películas. No sé qué decir sobre esto, sobre la estética del dolor y los acontecimientos que nos superan, sobre las críticas probablemente infundadas a Baudrillard y, también, a su libro Tower Inferno (¿recuerdan esa película de los setentas sobre desastres?)
Hasta parece que quiero decir algo.

4 comments:

Enrique G de la G said...

Nunca antes hubiera relacionado a CF como anterior a Vermeer, sino siempre como uno de los mejores rembrandtianos. Asunto de perspectivas...

Se ve que el Weschler se divierte. Acaso sea todo esto una especie novedosa para hacer literatura.

Estoy inseguro de compartir lo que dice Fernanda S., aunque entiendo las razones. Me acordaba de lo que alguien (cristianorromano) dijo tras ver "The Passion Of The Christ" de Gibson: que no se trataba de una simple peli. Lo mismo.

Si a esas distinciones vamos, encontraremos a cada rato excepciones...

Guillermo said...

Sí, yo tampoco estoy de acuerdo con ella. Espero estés bien.

timmy!!!!!! said...

otro miercoles mas ke se va cual es proposito de vivir. me gusta leer esto y mas cuando puedes describir detalle a detalle cada sentimiento con sus palabras. soy mucho muy idiota y la verdad aveses ni yo se ke es lo ke esta pasando dentro de mi

Rodrigo said...

Memoe:
Vamos a necesitar otro Timmy