Tuesday, September 19, 2006

Ars longa

Me molesta descubrir que en ocasiones hablo sobre libros o autores que no he leído. Desde hace un tiempo he intentado hacer algo al respecto: hablar menos, leer más. No hace mucho me encontré sentado en el excusado, leyendo. Me hice creer que mi vida era miserable, que el tiempo no me rendía y que era una lástima pero debía reconocerlo: el único lugar donde podía leer a gusto era ahí, por las mañanas, antes de entrar a la regadera. Recordé al amigo de Roberto Bolaño, a Mario Santiago, quien leía incluso en la regadera ("Pero sólo leo poesía"). Hubo como una semana en que siempre llevaba libros de poesía en el tráfico. En periférico a las siete de la tarde, rumbo a Satélite, viene bien. Acelera, avanza medio metro, pisa freno, lee verso, acelera de nuevo.
Estoy leyendo, por vez primera, a Dostoievski. Me gusta. Pronto dejaré su Diario de un escritor para comenzar El idiota (la culpa de este orden es Dixon) y luego Los hermanos Karamazov. Me asusta saber que existen otras múltiples obras de este autor que no creo leer pronto y probablemente jamás --acabo de leer en internet, en una página que lleva el cursilísimo nombre de "El poder de la palabra", que su mejor obra es Crimen y castigo. Pero después de ver Crimen y castigo de Woody Allen, así como Match Point, siento que es como hablar más de lo mismo. ¿Es así? ¿Todos los libros son más de lo mismo? ¿Estamos, lectores del siglo XXI, condenados a experimentar lo mismo una y otra vez, como en un "retrasamiento" de Duchamp? ¿Por qué carajos se me antojan más las opiniones de los libros que los libros mismos? (Planeo leer pronto Tolstoi o Dostoievski, de Steiner). Por un lado es el terrible temor de convertirme en un ambulante manual de literatura y por otro es el vivir de pedazos y opiniones ajenas.
No hay manera. Para colmo, los libros que disfrutaba antes, ya no los disfruto.

8 comments:

L said...

Llegué acá por intermedio del blog en estado comatoso.

Te leo y me identifico y te vuelvo a leer entonces.

Dostoievsky es uno de los grandes y por nada del mundo vayas a perderte de leer "Memorias del subsuelo". Es una novela corta, previa a "Crimen y Castigo" y el comienzo de sus reflexiones sobre el bien y el mal.

Lo mejor de no parar de leer es disfrutarlo. En la medida que leemos para haber leído ciertos libros y poder hablar de ellos sin culpa o para ganarnos una calificación se acaba el disfrute y aprendizaje para los que realmente sirve la literatura.

Justo Medio said...

Yo sólo leo para poder hablar de libros e impresionar a quien no los ha leído. Para que digan: 'Ooooh, qué culto'. O para citarlos en mis clases e impresionar a mis alumnos.

Lamentablemente mis conocidos, por lo general, han leído más que yo.

Respecto a mis alumnos, a ellos les importa un cacahuate lo que yo sepa.

Y ambos deseos se ven truncados.

Jack-. said...

Dostoievski, sagrado. No estoy seguro de que Allen le haga justicia.

Miguel Tormentas said...

no te aferres, sigue adelante, como rimbaud...

Miguel Tormentas said...

por cierto, mi definición del tedio: "ars brevis, vita longa"

Guillermo said...

Me iré a traficar armas a África. Pero ya voy como siete años tarde.

the little queen said...

Si quieres ser un artista reconocido no hace falta irse a traficar a Africas, simplemente muerete.
no te cuento la deuda que tengo yo con Borges o Cortazar de quienes solo he leido un libro... tengo pesadillas. Es horrible... sin embargo no paro de leer nunca. no se.

timmy!!!!!! said...

this is getting much too good lol.