Tuesday, September 05, 2006

Elsinore y Elizondo


Usualmente se comienza a leer a Elizondo porque les han recomendado Farabeuf. En mi afán por ser siempre distinto y original dentro de los distintos y originales, de los que leen, decidí comenzar con Elsinore: un cuaderno no como una lectuar iniciática de Elizondo, que eventualmente me llevaría a Farabeuf, sino por el puro placer de leer otro texto sobre internados y muchachos juntos bajo un mismo techo. Me gustan esos textos, a lo Jakob von Gunten. Sin embargo, creo que lo que más me atrajo de la novela (mediocre, por lo demás, a no ser por el primer párrafo y el final), fue la portada con la que el FCE la está vendiendo. Desde que compré el libro creí que dentro, en el texto, saldría a la luz una referencia velada al libro de Woolf, ¡Al faro!, pero a no ser porque se trata de una vacación prolongada, Elsinore poco tiene que ver con ¡Al faro! Pero qué gran portada --es un boceto sacado de uno de los cuadernos de Elizondo.
Quiero vivir en un faro a lado de un acantilado. Rodeado de libros. Luchando contra la humedad.

4 comments:

Justo Medio said...

Los libros se convertirían en una pasta sólida llena de ondulaciones en los bordes, las páginas éstarían pegajosas y también tus axilas. A menos que el faro esté en el sur de Dinamarca.

http://eljustomedio.blogspot.com

Enrique G de la G said...

Grimaldi compró el antiguo faro de San Juan de Luz y allí estableció su departamento. En la parte más alta, donde está el cristal redondo, con vista al mar desde lo alto del acantilado, puso su biblioteca.

Rodrigo said...

¡Al faro!

Andrés Alfaro

the little queen said...

Hay una película española, con Lucia Bosé. Cuenta la historia de una familia de fareros... bueno realmente ella es una hippy que vive con el farero pero a lo hijos les fastidia mucho vivir en el fin del mundo (finisterre) Se palpa la humedad desde el principio.
Es el sueño de un onanista.