Wednesday, June 27, 2007

Subo a mi habitación...

...después de comer, hace frío así que entro al clóset. De uno de los cajones de ropa tomo un suéter rojo y me lo pongo y siento una fragancia, algo extraño. No es fresco sino estancado, rancio. Creo que se va a pasar, pero al acercar mi brazo a la nariz confirmo el olor: orina. Sin quitarme el suéter, dudoso, camino fuera del cuarto y me acerco a mi madre, quien usualmente confía en mí. "Huele", le digo, acercándole el brazo. Pone sus sentidos en mis manos, su nariz en la manga del suéter rojo. Hace una cara. "Huele a orina, ¿no?", le pregunto sin saber si lo que busco es confirmación, consuelo o alguien más para que sufra como lo hago yo, con esta peste. Sin contestarme parece decirme que sí, con los ojos. Noto decepción en ellos. "A lo mejor tu perra se orinó en él", me dice. "Pero estaba en un cajón", le digo. Afortunadamente, o extrañamente, a ninguno de los dos se le ocurre que alguien, una persona, abrió el cajón donde guardo esta ropa para orinar dentro de él, lo cual, ahora, también me parece posible. "Aunque también puede ser humedad", le ofrezco. "Sí, es humedad", me dice mi madre. Me quito el suéter --al meter la cabeza para sacarlo noto con mayor intensidad el olor-- y lo pongo en el cajón de la ropa sucia. Me pongo otro. Es negro. No huele mal. (Ahora acerco la tela, cashimire, a mis fosas nasales y aspiro con fuerza; no, no huele.) Pero tiene un hoyo, no es grande. Hace tiempo Refu, mi perra, lo rompió.

8 comments:

Alucard said...

Puede que sea solamente un intenso olor a humedad y nada más. La otra opción es que un ratón se inmiscuyera dentro de tu cajón y tomara tu suéter como baño. De igual forma espero que al lavarlo desaparezca el olor.
Saludos

EFREN said...

Pudieron ser muchas cosas, por ejemplo, que hayas ido a alguna fiesta y que ta hayas puesto tan borracho que no te acuerdes de que lo orinaste sin querer cuando fuiste al baño no? Bueno, es una suposición, porque como va a ser posible que el gran adjunto del inminente Doctor Zagal se ponga borracho.

Saludos

Guillermo said...

Sí, bueno, no sé. En todo caso, ya no soy adjunto de Zagal.

Alucard said...

Por fin renunciaste al gobierno del Eminente, y ahora qué harás ¿conseguirte un adjunto e impartir cátedra?

Guillermo said...

Ahora seré marinero de la mar y mar y mar.

Rockdrigo Perez said...

Tal vez estabas ebrio y orinaste tus cajones, sólo que no lo recuerdas.

Rockdrigo Perez said...

Tal vez estabas ebrio y orinaste tus cajones, sólo que no lo recuerdas.

EFREN said...

Espero que seas un gran marinero, fuerte, capaz, seguro y con fuerza para dirigir y no como un marinerito eh???
Bueno, cuidate