Tuesday, June 03, 2008

Pequeño testigo

Que uno pudiera sentarse, tomar el teléfono y marcarle a la humanidad para preguntarle algo de orden íntimo pero que nos importara en cierta medida -preguntaríamos no con morbo sino con el interés que sólo propicia la amistad- y que ésta tomara un momento y cuando creyéramos que estaba haciendo una pausa para pensar bien su respuesta fuéramos un pequeño testigo de su alegre, inesperado y poderoso eructo. Hace unas horas conseguí el Diccionario filosófico de Voltaire. Hojeándolo leí una entrada en la que Voltaire explicaba cómo testículo significa, etimológicamente, "pequeño testigo". De la hombría, se entiende. Me duele el pecho.

11 comments:

Frutero said...

Menos mal que no te duelen los pequeños testigos. Ay, Memo©.

Mario Gensollen said...

¿Pequeños? Se ve que te conocen Memo. Bueno, a tus testigos.

Anonymous said...

o los "ahuácatl" (aguacate) que también significa testículo.

Oscar said...

¿Cómo? ¿Los testículos?

Guillermo Núñez said...

Aquí los chavos, comentando mis pequeños testigos.

María Tinajero said...

El peso de la fama, Guillermo. No lo olvides o terminará por aplastarte... eso.

Anonymous said...

ahuácatl es de la lengua náhuatl, y sí, significa testículos, de ahí el nombre aguacate por el parecido entre ambos. De hecho, los aztecas pensaban que el aguacate era afrodisiaco.

David Miklos said...

Tú siempre tan provocador, Guillermo.

Guillermo Núñez said...

Yo no creo que la provocación sea una virtud David. Deja de provocarme.

Frutero said...

Pongan a Chayanne y cállense, provocadores.

Anonymous said...

Si mal no recuerdo, aunque habría que refrescar el dato, en la Roma imperial sólo los hombres podían ser testigos en los juicios, y juraban con una mano en los testículos.