Friday, November 10, 2006

La revista que sostienes en tus manos


Is obsession the best we can do?
And if so, what would that mean?

Hago un pequeño paréntesis en mi obsesión aviar para referirme a otra: Esto que sostengo mis manos son los tres primeros números de McSweeneys. Llegaron hoy por la mañana a casa, me estuvieron esperando todo el día hasta que llegué en la tarde. No avisaron que iban a venir, pero oh dios mío, estoy tan feliz.
Y no, en realidad no las estoy sosteniendo. ¿Han notado que todo mundo ahora utiliza esa frase? "Esta revista que usted sostiene en sus manos", y comienzan a decir mamadas. ¿Por qué se obstinan los editorialistas en hacer explícito el vínculo material entre una revista y su lector? Sé que yo lo hice, sin pensarlo demasiado, con el primer número de El Inquilino. ¿Es por el orgullo que le da a uno traer algo nuevo y bueno al mundo o la pretensión de traer algo nuevo y bueno al mundo y además la idea de que esto nuevo y bueno debería sostenerse muy cerca de uno? Tengo muy cerca mis McSweeneys. Nota: Si haces revistas, deberías sentirte un hacedor exitoso de revistas cuando la gente pide a gritos que se reimpriman los primeros tres nuevos números. Ayuda si tienes un tiraje pequeño. También ayuda que algunos de tus lectores vivan en el D.F. y se obsesionen fácilmente. Los primeros tres números del McSweeneys Quarterly Concern ("for short say 'Mcsweeney's'") están plagados de juegos tipográficos y juegos de conciencia. En el número tres viene una historia donde la tipografía Garamond es el personaje principal. ¿Que Sterne ya había realizado algo así con su Shandy? Tal vez. Pero nadie ha leído el Shandy. Y McSweeneys lo hace en dosis pequeñas y tolerables. Y realmente atinadas. Y no se engolozina del todo en la forma (las portadas, barrocas construcciones tipográficas, pueden engañar un poquillo). Ah, estoy tan, tan feliz. Tan tan feliz. Esta buena literatura hará a todo mundo mejor.

4 comments:

pablo riveroll said...

Dichoso tu que ya las recibiste.. hoy vi el buzón y otra vez nada. Ya mandaron dos veces la primera y una vez la segunda.

Guillermo said...

Sí, es lo único malo, el desmadre que tienen en los envíos. Vende el que tengas repetido --¿de casualidad no es el número 22?

pablo riveroll said...

hasta ahora lo único que he recibiod de McSweeneys son mails culpando a nuestro servicio postal. Yo te aviso.

Lorena said...

lo mejor de este post es: segundo parrafo, tercera linea.