Monday, July 09, 2007

Frankie, un acercamiento.


Como los emperadores niño de la Ciudad Prohibida, Frankie ha ejercido un gran poder desde una tempranísima edad. Con apenas tres meses, este felino doméstico domina desde su hogar --encontrado sobrevolando una alberca de concreto que da a uno de los puntos más luminosos de la ciudad-- al menos a dos almas bondadosas que se encuentran rebotando alrededor de este único y pequeño núcleo: Frankie. Estoy hablando, por supuesto, de sus padres adoptivos.

Como conocido de éstos, he tenido, sí, la fortuna de entablar vínculos de sociedad con el sujeto de este esbozo biográfico. He sentido sus afilados dientes en mis manos, sus garras arañar con extraña delicadeza mi espalda y mis brazos. Su mirada alerta, al acecho, midiendo todos mis movimientos. Uno no puede evitar lamentar el reconocerse como un átomo más que cruzará la vida de este gato y a la vez sentirse eternamente agradecido por haberle conocido. Un gran futuro --pero esto estaba ya escrito en las estrellas-- le espera.

3 comments:

Alucard said...

Todo un emperador. Tal vez si sigues un buen camino puedas reencarnar en él y recibir tres comidas diarias, con la posibilidad de arañar la mano que te alimenta.

Mariana said...

cuatro arañazos hay en mi mano diestra. símbolos del cariño de frankie.

a frankie le gusta brincar, tirar vasos con whiskey on the rocks, restregarse en el líquido y luego lamerse para emborracharse.

frankie es... un gran tipo.

Roberto said...

No tengo el gusto de conocer a Frankie, pero sí puedo decir que los felinos domésticos son grandes compañeros nocturnos.