Friday, February 26, 2010

Finalmente me pasó algo


Ayer estuve atrapado, no mucho tiempo, en un elevador. Ascendíamos, se fue la luz y sentimos el jalón de la caja. Hablo en plural pues iba con Abel, compañero del trabajo, de vuelta a la oficina. Pensé que todo esto iba a ser más emocionante. Apretamos el botón de la alarma. Al poco rato escuchamos una voz que nos dijo que no nos preocupáramos, que nos iban a sacar pronto -era el digamos, intendente- y fue así. Ignoro cómo, pero jaló la caja hasta que llegó a la altura de un piso donde abrimos las puertas. Subimos desde ahí por las escaleras para sentarnos en nuestros escritorios y esperar a que regresara la luz. No lo hizo. Estuvimos leyendo, escuchando el motor de los generadores de edificios contiguos. Decidimos irnos cuando dieron las siete. Acá, un video de Nicholas White, quien pasó 40 horas encerrado en las entrañas de un edificio.

4 comments:

Frutero said...

¿Saben lo que hizo el intendente? Usó a un gran danés para hacer peso, jalar el cable y hacer que el elevador llegara al piso siguiente para abrir las puertas y rescatarlos.

Mariana said...

¡oh! ¿tuviste miedo? si yo me quedara atrapada lo primero que pensaría sería "tengo ganas de hacer pipí".

N. said...

Quedarse atrapado en un elevador se ve más emocionante en una película de Hollywood.

Fuera de eso, es aburrido.

Karla Preciado said...

Mi padre cuenta que ya varios años, en la oficina donde trabajaba, dos de sus compañeras se quedaron atrapadas en el elevador desde un sábado por la mañana hasta el lunes, también por la mañana... cuando todos volvieron a labores. Ambas renunciaron al trabajo y una de ellas tuvo que ir a superar el trauma con terapia psicológica.

Saludos!!