Wednesday, May 17, 2006

Taxi driver

Hoy que salí de la regadera y me vi en el espejo de cuerpo completo que tengo en mi cuarto (en esta ocasión lo hice ya que estaba completamente vestido) me encontré muy atractivo. Me sonreí y como quien no quiere la cosa me dije a mí mismo "Hola tigre". Después, me acerqué y noté que la expresión que puse, en el espejo, fue una ligera desazón, como si no diera por todo del cierto que esto tuviera algo que ver conmigo, ¿saben?, como cuando alguien les está hablando y sospechan que realmente no les están hablando a ustedes sino a la persona inmediata a nosotros, una persona que uno pensaría es mucho más atractiva que nosotros --pero no, realmente me estaba diciendo esto a mí mismo y realmente me estaba acercando con intenciones no del todo claras. Además, no había nadie más ahí, no había posibilidad de que le estuviera hablando a alguien más. Total que cuando me acerqué al reflejo que había encontrado tan atractivo me di cuenta de lo que sucedería a continuación --pero esto ya no se los platicaré, porque un caballero no tiene memoria.

1 comment:

m. said...

jajaja...