Sunday, December 16, 2007

Cierta sabiduría en Las Benévolas

Sobre el callejón sin salida al que uno entra después de la infancia:
Si estaba siempre observándome así, con aquella mirada distante, con aquella cámara crítica, ¿cómo iba a poder pronunciar la mínima palabra auténtica, hacer el mínimo gesto auténtico? Todo cuanto hacía se convertía en un espectáculo para mí mismo, e incluso reflexionar no era sino otra forma de mirarme en un espejo, Narciso de poca monta que me pasaba la vida haciendo monerías sólo para mí, pero que no me lo creía.
Blogs. Diarios "íntimos". Tercera persona. La sensación de que hemos experimentado todo ya, porque lo hemos visto en la televisión, lo hemos leído, escuchado. La agradable idea de llevar nuestra vida como si fuera una novela, casi sin responsabilidad. Escribo que escribo, etcétera.

7 comments:

wikisof said...

mi vida es una épica en verso

Guillermo said...

Mi vida es... ¿un chiste mal contado?, ¿una pregunta retórica?, ¿un comentario a pie de página?

Pero sí me pasa que luego camino narrando en mi cabeza: Guillermo camina, mientras narra en su cabeza.

RED SHOES GIRL said...

Si supieramso todo, no escribiríamos de lo que nos pasa día a día.

Roberto said...

De niño siempre hacía todo preguntándome si era yo quien lo hacía.

Miguel Tormentas said...

a tu pequeño primo enrique le sigue gustando el power metal?

Guillermo said...

La verdad es que no sé.
Pero algo es cierto: ya no es tan pequeño.

Garcín Altoalcázar said...

Qué meloso -enfadoso- puede sonar "mi vida es un poema". Pero dice Chesterton que para aquellos que no alcanzan a ser poetas todavía está la posibilidad de ser ellos mismos un poema. Y cuando Chest lo dice todo cambia.
Releeré El hombre que fue jueves. Creo que se parece a mi vida.
Y ya.