Sunday, August 05, 2007

Jeremías 29 5-8


Construid casas y habitadlas, plantad huertos y comed su fruto, tomad mujer y engendrad hijos e hijas, y tomad mujeres para vuestros hijos, y dad vuestras hijas a esposos para que den a luz hijos e hijas, y multiplicaos allí y no decrezcáis. Procurad la prosperidad de la nación adonde os he deportado y rogad por ella a Yahveh, pues de su prosperidad dependerá la vuestra.

18 comments:

Adriana Degetau said...

Jeremías diciendo eso, y luego, corte a: Perisur en domingo.

Guillermo said...

Sí, le falto agregar: ...y sean demasiados.

Adriana Degetau said...

y extingan a las nutrias, y a los manatís, y a los lobos, y a los tigres, y a los mamuts.

Guillermo said...

...y compren Hummers y vivan en departamentos...

Adriana Degetau said...

y vean Los Simpsons La Película, atascándose palomitas y nachos.

Guillermo said...

Un día entresemana en un lugar donde el aire acondicionado no sea suficiente. Y también: trabajen para prosperar y tomen vitaminas para no agotarse.

Adriana Degetau said...

y contraten agentes y representantes...

Guillermo said...

...y sueñen con ser estrellas de rock, grandes escritores, estrellas de cine, y estar en el spotlight...

Adriana Degetau said...

...pero eso sí, nunca se olviden de tener hijos, hijos felices, y para eso, contraten chachas y choferes...

Guillermo said...

...muchos hijos, con clases por la tarde, de inglés, guitarra o ballet...

Adriana Degetau said...

...y con veranos en campamentos y un añito de estudiar fuera para que aprenda bien el idioma...

Justo Medio said...

iba a comentar algo, pero no quize inerrumpir su diálogo.

Guillermo said...

Buen trabajo Diego. Ahora hemos perdido el hilo.

Miguel Tormentas said...

y comentó justo en medio

Adriana Degetau said...

bueno.... ¿en qué íbamos?

Guillermo said...

En mandar a los niños fuera a estudiar. O en algo de unas vitaminas que producen colores extraños. O en que uno debe reproducirse como conejo para poblar la tierra.

Adriana Degetau said...

ah sí... y Perisur en Domingo

Guillermo said...

...y la mirada del farmacéutico...